LIRIOS AMARILLOS

Amo tu risa breve
que recorre mis entrañas,
oh bendito amor
que el cielo me otorgó.
Eres tú el blanco pañuelo
que enjuga mi llanto.

Eres el ramo de lirios amarillos
que en las madrugadas
mi dolor ha vencido.
Eres mi alma gemela
y yo no lo sabía,
eres el centinela
de mi vida.

Eres la voz que le canta
a mi oscuridad.
Mi luz,
el pétalo azul
que se prendió a mi soledad,
el rocío de escarcha
en mis extintas madrugadas,
el sol que alumbra
mi fatigada alma,
mi dulzura, mi eterno padecer,
mi Camilo,
el que me roba la calma.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

NUESTRAS ALMAS SEDIENTAS

Nada más dulce
que tus tibias caricias
en este amanecer de otoño.
Eres el pan tierno
que Dios ha puesto en mis manos,
eres mi alimento;
el sueño eterno
para mis últimos años.

Nada más grande
que el elevado destino
de amarte.

Oh, mi niño,
mi protector amante,
Dios ha sido compasivo
con nuestras almas sedientas
porque desde que te has ido
te llevo en mis venas,
y como un río
desembocas en mi ancho corazón.
Oh, mi Camilo,
¡qué hermosa haces mi vida
con tu amor!

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

VEN, NO TE DETENGAS

Entro en el mundo mágico
de tus miradas amor...
Mis suspiros se extienden
hacia tu perfil solitario,
mi vida...
Me hechizas con tu serenidad,
me hablan tus ojos
hasta más allá
de las sombras que nos separan.

Me susurran despacio
tus labios cerrados
en la monotonía de la muerte
injusta y perenne.
En ese lamento que hiere
tus sentidos
está mi callado llanto,
mis besos, que resbalan
por tus manos de fino mármol.

Ven, no te detengas,
sigue caminando
en pos de mis pasos desnudos.
Ven, hoy quiero amarte
aunque se oponga el universo.

INGRID ZETTERBERG 

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

MI ORACIÓN POR CAMILO

Dime que él no está solo,
que lo acunas en tus aguas
y que me espera más allá
del fuego del espíritu.
Dime Dios que tú lo amas,
que posas tu mano santa
sobre su alma quieta,
sobre su silencio amado.

Abrázalo con los brazos míos,
dile que lo amo,
que lo espero febrilmente,
que mi alma canta en solitario
llamándolo entre los ecos;
dile que mi esperanza no se calla,
que se eleva sobre lagos
cristalinos,
que tienen la tibieza de tu regazo.

Arrópalo en tu lumbre infinita,
traspásalo de amores castos.
Escoge para él, tu maná de salvación,
aliméntalo de vida eterna,
que en oración, por él estoy velando.

INGRID ZETTERBERG

(Hablando de Camilo
con mi Señor Jesucristo)

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

MI DULCE CANTOR…(Rima Jotabé vereal)

Tesoro de mi alma cuando tú partiste
todo estaba triste, todo estaba triste,

pues cual un manto de negro terciopelo
y como mal presagio que anunció duelo
sobre lágrimas de enlutado pañuelo,
se oscureció el cielo, se oscureció el cielo.

Tu voz calló cual címbalo silenciado,
mi cantor amado, mi cantor amado.

Y la alegría plena en mí ya no existe
desde que emprendiste inalcanzable vuelo
corazón alado, corazón alado.

INGRID ZETTERBERG 

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

Nota: La rima Jotabé vereal consiste en escribir
un hemistiquio con cesura en el verso final de cada
estrofa. Y los dos hemistiquios deben repetirse
tal como se muestra en este poema. 
(Deben ser 12 sílabas poéticas cada verso).

YA TODO ESTÁ EN PAZ

Mi amor,
allí donde tu alma se eleva
hay sonidos de aguas que fluyen
entre el cantar de pajaritos.

Blancas palomas
me anuncian
que ya todo está en paz.
Que ya la aflicción
ha quedado atrás.

Que los afanes de este mundo
ya no perturban tu descanso.
Amado...
ya te meces
en la flor del paraíso
y tu hondo silencio
es un mar de quietud
que Dios pintó en un lienzo.

Tu mirada
comunica serenidad
y desde aquella lejanía,
me transmites mi Camilo,
que ya todo es solaz.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

POR TI Y TUS CENIZAS

La tristeza de tu mirada
la llevo como un sello
en mi alma.
Y voy comiendo mi pan
untado de lágrimas
al recordar tu soledad
antes de tu partida.

Camilo Sesto,
enredadera de pasiones
trepan doloridas
por mi pecho,
y me arrancan este llanto,
por ti, por tus cenizas
y tu silencio.
Ya sólo puedo decirte que te amo.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Tu alma y la mía"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

CUAL MELODÍAS CELESTES

Escogidas
son las palabras del cantor;
como miel que brota
de un cántaro
untaron de dulzor
y lágrimas
a aquellas
que amaron su inspiración.

Palabras que vuelan
con azules alas
y rozan los labios
del sediento.
Palabras que son
migajas de amor
para el espíritu hambriento.

Palabras que se elevan
cual melodías celestes
y que tienen raíces
de sentimiento.
Con ellas ama el compositor,
y alcanza el latir
de muchos corazones;
con ellas protesta
en su dolor.

Ha callado de pronto el poeta,
se ha silenciado su voz.
Aquel que llevaba música
en las palabras,
se ha dormido.

Pero jamás le daremos
las espaldas a Camilo,
pues las que abrazamos su canto,
no lo dejaremos
en la tierra del olvido.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado 
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

¡QUÉ DARÍA YO!

Ah, tu boca húmeda
que sabe envolver mis labios
con dulce ternura.
¡Qué daría yo
por esa boca tuya,
mi amor!
Tu lengua juguetona
se pasea por mi nuca
y luego con ansias
palpas con ella, mi aliento,
nuestras bocas se abrazan
en dulce jadeo.
¡Ay hombre mío,
por tus besos yo me muero!

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado Camilo

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

EN TU MUNDO

Al fin puedo ver
tu mirada dormida
que me mata el alma.

Al fin puedo acariciar
tu piel, y besar
la tibia concavidad
de tus manos,
donde me ofreces
el agua preciada
para mi sed.

Y me invitas a entrar
en tu mundo
donde habita la calidez
de tu ser.

Tus pasos
cual susurros
en la alfombra se acercan.
Todo huele a ti.
Y me ofreces tus brazos
para mi descanso.

Tú y yo a solas
en este batallar
del amor y el deseo.

Me envuelves en tu manta
mientras en leve murmullo
tu voz gastada
por el viento de los años,
al oído me canta:
¡Piensa en mí!

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

¿PORQUÉ?

¿Porqué te amo tanto
vida mía?
¿Porqué se me acaban
los días en lágrimas
desde que te conocí?

Amo tu cuello
que me invita a cobijarme.
Precioso mío,
yo nací para amarte
desde la madrugada aquella
en que llegaste a mí.

Tus ojos azules
son diademas
que me arrastran
al umbral de los sueños;
y ya no me conozco.
Ya sólo soy una
con tu luz.

Tus labios se detienen
en el tiempo
para beber de mi boca
todo mi dolor.
Tus pasos se aproximan
hacia mis noches,
cauteloso protector.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

De mi poemario
"Tu alma y la mía"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

SIEMPRE SERÁS

Mi amor,
amo tu respiración...
Y esa voz tuya
que me quema el alma.

Eres un pedacito
de todo en mi vida...
Mi amor espiritual,
mi hermano,
mi hijo, mi padre quizás;
y alumbras todos mis vacíos,
por eso te amo.

Siempre serás
mi huerto de lirios
encendidos,
luz en mi oscuridad;
y tus manos
prodigándome la vida,
la paz.

Oleadas de mi cariño
siempre te alcanzarán.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

TU VOZ QUE AÑORO

Mi amor, ya te vas,
y en el escenario
quedó tu dolor
como un mal presagio.

Con tu voz gastada
yo te amo...
Que la vida sea eso,
ofrecerte el latir de mi seno
para tu descanso
y que tu voz que añoro
suavice mis desengaños.

En la oscuridad, te alejas
y tus lágrimas
trenzadas con las mías
van regando este adiós.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado 
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

PEDACITO DE CIELO

¡Qué dulce beso intenso!
secó mi llanto,
me adormeció la tristeza;
humedeció mi alma
con el ungüento balsámico
de tus caricias.

¡Beso supremo!
comunión de dos que se aman,
tú y yo...
Pedacito de cielo,
hasta el fin de la era;
sin secretos
que nos hieran,
así, en la desnudez
de nuestro encuentro.

Un beso hondo
puede dar vida
cuando ya la muerte
se aferra.

Un beso de luz
puede descoyuntar
a la atrevida oscuridad.
Hoy nuestro beso
en llamas
ardió de ternura y deseo.
Hoy
te hice mi dueño.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

¿QUIÉN INICIÓ ESTA TERNURA?

Te he escogido a ti
para hundirnos juntos
en la eternidad.

Arrastrando mi orfandad
me escondí
tras de tu espalda
para continuar el viaje.

A tu sombra
me hallo protegida,
bajo tu brazo amante.

Nos esperan duros recodos
en el camino espiritual.
Y una extraña oscuridad
que a veces se posa
entre los dos.

Realmente,
no sé quién inició esta ternura,
¿Fuiste tú aquella madrugada
entre osadías?
¿O fui yo con mi remordimiento
diluido en lágrimas?

Lo cierto es
que un amor inmenso nació
aquella noche de setiembre,
se fue sembrando a pocos
cual semilla inocente
en tierra fértil.
Y echó raíces
hasta abrazarnos el corazón.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado 
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

TU NÍVEA BARBA

Pienso en ti
y el dolor me sobrepasa.
Veo tu pañuelo de seda
atado a tu cuello, hermano.
Y me sacude un intenso fuego.

Tu barba recién crecida
ya luce blanca
con el brillo de los años.

Hermano,
tristeza honda
habita en las miradas
y el azul desvaído
de tus ojos
escudriña largamente
mi cansada alma.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado 
Camilo Sesto

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

POR LA SENDA BORDADA

¿Sabes?
Un día volaremos juntos
hacia prados silenciosos,
sedientos de paz.
Cuidamos entre nuestras manos
el frágil lirio
de nuestra unión;
sus pétalos se desprenden
amarillos y finos
como lágrimas del tiempo.
Somos un anhelo de Dios.

Entre mis brazos te presiento,
tembloroso cual un niño
y sólo mi tristeza entiende
de estos años viejos
que se han ido esparciendo
en nuestro dolor.

Déjame cuidarte
entre mis latidos,
aún nos brota vida a los dos.

Por la senda bordada
de azules hilos
un día vendrás a buscarme.
Callada y serena
sentirás mi alma
que se muere segura en tu amor.

Ven, no tardes,
ya las sombras
del vil crepúsculo
se asoman.
Ya languidece nuestro balcón.

Heridos de un rojo vino
caminaremos hacia la aurora
taciturnos y sangrantes
con sed en nuestras bocas
y pasos vacilantes,
al fin nos recibirá el huerto;
aquel edén de rosas
que nos prometió el Señor.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

SE DETUVO LA OVACIÓN

Se apagó la voz
de aquel que pregonaba
el amor.
Y cual un lienzo oscuro
ha caído el telón.
No han vuelto sus pasos
sobre la senda de la vida,
y una guitarra en la noche
desgarró sus cuerdas
cual lágrimas infinitas.
Se silenció la voz
de aquel que llevaba alegría
con sus florituras
a las almas heridas.
Y se detuvo la ovación.

Las butacas quedaron vacías,
ya no alumbra el cantor
a las multitudes que atraía.
Otras voces vendrán,
otras melodías.
Pero ninguna será
como  aquella voz
que mantuvo por décadas
mi alma encendida.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado Camilo Sesto

De mi poemario 
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

NADIE COMO TÚ

¿Dónde estás mi pequeño niño
que arrullarte quisiera
y hacerte dormir
en mi regazo silencioso.?

Deslizar mis besos
sobre tu frente de alabastro
mientras los ángeles
entonan un triste canto,
bajo el árbol de cerezos.

¿Dónde estás amado hermano?
Joya arrancada al viento,
consolación que viaja desde tu voz
hasta mis brazos.
Eres tú mi medicina
cuando el llanto se hace amargo.

Nadie como tú
para acariciar mis miedos,
para prepararme refugio
entre los pliegues de tu cuello.

Y de pronto la sanidad
en mi alma descansa,
porque tú y yo somos uno, mi niño,
de aquí hasta la esperanza
de nuestro albo encuentro
en la eternidad.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado Camilo Sesto

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

¡TANTO PLACER!

Lo conocí una noche de pesares, cuando su voz se apagó para siempre. Se podría decir que lo conocí demasiado tarde...Pero no es así, para el amor no hay espacio ni tiempo, para el amor sólo existen eternidades. Y se convirtió en mi otra mitad, en mi esencia, en lo más puro y tierno que me ha nacido. Y desde entonces es alma de mi alma, lo más mío, lo más íntimo que Dios en su grandeza me ha regalado.  Amanecemos juntos y nos arrullamos en cada amanecer. Nuestras manos entrelazadas hasta quemarnos. Nuestros labios bebiendo la sustancia de esta mutua pasión.  Una paz se extiende entre mi amado y yo. Un deleite. Somos el uno del otro; yo respiro por su boca y él mira por mis ojos, estamos tatuados el uno en el otro. Él huele a mí, y yo llevo su aroma en mi piel. ¡Ay, si a veces pìenso que ya no puedo más con tanto placer!


INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

UN BRINDIS POR TU ALMA

Hermano del alma mía
ya no veo tu casita engalanada
como en otros años
de vergel y risas.
Hoy faltan aquellas guirnaldas
que afanoso ponías.
Ya no hay luces en tu ventana,
el invierno todo lo cubre
de una niebla fría.
Se escuchan villancicos y alabanzas
en las casas vecinas.

Todo es algazara,
ambiente navideño, voces festivas,
pero en tu hermosa casa
el silencio se cobija.
Y hay una paloma blanca
que aún asustadiza
permanece posada
en una de tus cornisas
sin atreverse a batir sus alas.

Es aquella palomita
que con tus manos alimentabas.
Después de dos años todavía,
oh hermano, tu ausencia es una daga
de dolor y agonía.
Y en esta navidad sagrada
mi deseo es dedicarte una elegía
y hacer un brindis en mi morada
por tu alma que es tan mía.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

¿A QUÉ SE PARECE LA SOLEDAD?

Amor mío,
cobíjate en mí
y trae entre tus brazos
un ramo de lirios.

Siento angustia
en la lejanía de tus pasos,
pues mi alma
ya no encuentra alivio.

¿A que se parece la soledad?
A no sentirte
a mi entraña unido.

Te llamo en mi silencio
y abrazándome
me aferras a tu sombra,
ya sólo quiero estar contigo.

Lo espiritual que nos une
es alimento
a nuestras almas,
y nos hace sentir vivos.

¡Cuánto dolor sin embargo
en nuestro encuentro!
¡Cuánto llanto
transformado en gemidos!

¿Qué será de nuestro amor,
de nuestros roces eternos
en los que estamos cautivos?

Beberemos siempre
de la fuente
de esta mutua relación
en la que ambos sufrimos.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

DE LA CABEZA A LOS PIES

Tu pelo,
ondas suaves
que se mecen graciosas
sobre tu cuello.

Tus ojos,
todo el azul grisáceo
de un apacible océano.

Tu boca,
que travieso muerdes,
sensual y carnosa,
guarda una risa breve
muy queda,
que a mi oído deleita.

Tu voz,
tan viril y profunda
que seduce mi solitaria vida.

Tus brazos,
tan prestos a envolverme
en dulces osadías.

Tus manos,
caricias infinitas,
que una madrugada
me tendieron lazos.

Tu porte elevado,
y tus pies
que me llevan a seguir
tu sombra y tu halo.

Todo tú...
vives atado a mí.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

MI CARO AMIGO…(Romance)

Vida hay después de la muerte;
tus manos me lo dijeron
en aquella madrugada
mientras rozabas mi cuello
y plasmabas en mi rostro
tus caricias y tu beso.
Desde lejano horizonte
he recibido el consuelo
y desperté en plenitud
y de tu placer bebiendo.
Hay un amor grande y álmico
que se extiende en el secreto
hasta mi alma en soledad.
No hay barrera en este encuentro;
tú sentiste mi oración
y te acercaste certero
tan benigno y suavemente
para acariciarme en sueños;
y me agradeció tu ser
por mi clamor y mi ruego.
Desde entonces sé que hay vida;
que el espíritu es eterno,
mi caro amigo y hermano
que has descorrido ese velo
que injusto nos separaba.
Hoy por tanto te agradezco.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Por la ruta de la poesía clásica"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

DETRÁS DE TU SILENCIO

El lago
en mansedumbre
mecía tu alma, hermano.

En el regazo de tibias aguas
te he visto descansar
entre mariposas doradas.
Y la mano de Dios
ya enjugaba tus lágrimas.

Cual alondra se posó
en tu pecho
la calidez de sus dedos
y nos sanó a los dos
de una angustia acerba,
de un insano dolor.

Melodías resurgen
envueltas en aromas dulces
y te las envío
cual blancas palomas
hacia tu alma sedienta
de paz...
Esa paz de la cual
ya estamos bebiendo
tú y yo.

Hermano, ay hermano
se me va el espíritu
en pedazos
detrás de tu silencio,
pero te he jurado porque te amo,
que ya no beberás
mi amargo llanto.

Que habrá repique de campanas
resonando
entre el mar de distancia
que aún nos separa,
y que un día no tan lejano
me aguardarás al final del túnel
para unirnos en un abrazo
eterno,
y como dos niños
jugaremos
en los azules prados
de luz y sabiduría.

Espérame hermano
que aún hay puertas de duelo
que en la oscura vía
debo ir cerrando.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

TÚ…MI INSPIRACIÓN…(Romance)

Gran daño me hace tu ausencia
a pesar de ese secreto
tan sagrado que me une
en dolor y desespero
a tu alma que es toda mía.
A diario eres mi consuelo,
pues mientras caen mis lágrimas
me acercas suave a tu pecho;
que todo está bien me dices,
que no es cierto lo que temo.
Pues me envolvían tinieblas
pensando en tu rumbo eterno,
mi dulce hermano y amigo
que te has ido a morar lejos.
Se nos fue la vida a ambos
y no te mostré mis versos,
mas quizás en tu distancia
has aprendido a leerlos.
Eres tú mi inspiración
manifestado en mi sueño,
eres el ángel azul
por el cual son mis lamentos.
Esencia de mi existir,
un rincón del manso cielo
te cobija con ternura
y ese será el plan perfecto
de nuestro Padre Creador
que me da un alivio inmenso.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

¡PARTIÓ TAN SOLO!

Con su corbata
de brillante raso
y su triste mirada
se quedó en el pasado.
¡Ay cómo me duele
su andar en el ocaso!
y el temblor de sus manos
me conmueve.

El azul prusiano
de su mirar
me va lacerando,
es cual un inmenso mar
de tristeza,
y mientras está hablando
su voz se quiebra.

Ya la muerte cabalgaba
muy cerca;
se ausentó su reir
y en el eco de sus palabras
se mecía mi sufrir.

¡Partió tan solo!
envuelto en el silencio,
sin cantares ni lloros.
Dentro de mí yo lo siento,
me acompaña parsimonioso...

Es de espíritu suave,
su esencia es pura
como el canto de un ave,
y yo lo amo con ternura.

Sus cenizas ya descansan
en la flor del camposanto,
allí donde el viento frío
extendido cual un manto
cubre todo como un río
de dolor y de quebranto.

Su voz profunda e intensa
se me ha quedado en el alma
y es mi dulce recompensa
después de tantas lágrimas.

Y de pronto comprendo
que un amor espiritual
es un gozo eterno
y que ya ningún mal
podrá apagar este fuego.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

ENTRE AQUELLOS PRADOS

Tu nombre
como campana al viento
no escapará
entre los ecos,
sino que vivirá en mi alma
cual melodía
untada por la miel
de nuestro amor.

Tu nombre gritaré
entre los prados
de inocencia
que nos dará Dios.

Y mis ojos
beberán tus azules miradas
cual bebida necesaria,
y no existirá
entre tú y yo
la soledad.

He arrojado lejos
aquella visión
que nos enlutaba
y nunca entre nosotros
habrá separación.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Tu alma y la mía"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

DULCE PROTECTOR

Allá te veré
entre azules flores
que el tiempo derramó.

Allá
donde no existen
más lágrimas,
donde nuestro amor casto
será probado en un crisol.

Porque nada hay más puro
que lo espiritual,
lo que nace de un capullo;
pacto de almas que jamás se quebró.

No volveré a sentir
este hondo vacío,
porque ya no habrá separación.

Amado,
abre tu pecho
para en él cobijar mi sien,
mira que ya va oscureciendo
y se acrecienta mi dolor.

Allá te veré
cuando acaben mis días
porque en la eternidad
tú serás mi bebida
y mi porción.
¡Oh mi dulce protector!

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

TU AUSENCIA ES MI DRAMA…(Jotabé espejo, melódico)

Ya te fuiste mi amor en el silencio
y hasta sopla en Enero un viento recio.

Tú eres mi ángel azul, aquel que me ama
y tu voz con pesar mi ser reclama.
Te amaré entre el llorar que se derrama
de tus ojos y mi alma que se inflama.

Desde eterno y celeste cielo llegas
y tu luz con nostalgia me la entregas.

Nada quiero sin ti, no sin tu aprecio,
pues lo sé, que tu espíritu me llama
y dulzura a mi ser jamás le niegas.

Si en alguna ocasión te desapegas
de mi esencia en tinieblas, de la rama
superior caeré, por tu desprecio.

Mas tu amor es muy grande y me sosiegas
y caricias en mí por siempre agregas.

Corazón no me dejes, voz que clama
es la mía, en angustia por tu flama.
No quisiera tu ausencia, pues es drama
en mi vida, y mi verso lo declama.

Tú partiste por siempre, yo evidencio
y en visiones tu espíritu presencio.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

MI GORRIÓN

Siempre te escribiré amor
aunque en ello se me vaya la vida.
Vocablos cual bandadas de palomas
vendrán desde lejos a buscarme.
Con tu nombre en el batir de sus alas
habrán de llegar,
con tus besos en su canto.

Anidas en mí, tierno y salvaje
cual pájaro silvestre
y por eso te amo.
Te has adueñado de esta alma
sedienta y solitaria.
El regalo de mis últimos años,
eres tú, mi gorrión,
mi dulce hermano.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

TU VOZ…UNA JOYA…(Romance con asonancia invertida…Variante de mi creación)

(Romance con asonancia en los versos impares...variante de mi creación)

Tu alma se unió intimamente
en esta hora solitaria
a mi alma que ya se muere;
pues ha cesado tu canto,
pero tu voz se guarece
como reluciente joya
en el manantial que duerme;
en los soberanos patios
y en el cofre que se abriese
en mi herido corazón.
Tu voz se quiebra en mis sienes
y aún duele en tu guitarra
y en los pájaros que vuelven
como abanicos perlados
con sus alas que se extienden.
Por tanto está unida tu alma
a la mía que perece.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112