EN TU MUNDO

Al fin puedo ver
tu mirada dormida
que me mata el alma.

Al fin puedo acariciar
tu piel, y besar
la tibia concavidad
de tus manos,
donde me ofreces
el agua preciada
para mi sed.

Y me invitas a entrar
en tu mundo
donde habita la calidez
de tu ser.

Tus pasos
cual susurros
en la alfombra se acercan.
Todo huele a ti.
Y me ofreces tus brazos
para mi descanso.

Tú y yo a solas
en este batallar
del amor y el deseo.

Me envuelves en tu manta
mientras en leve murmullo
tu voz gastada
por el viento de los años,
al oído me canta:
¡Piensa en mí!

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

DETRÁS DE TU SILENCIO

El lago
en mansedumbre
mecía tu alma, hermano.

En el regazo de tibias aguas
te he visto descansar
entre mariposas doradas.
Y la mano de Dios
ya enjugaba tus lágrimas.

Cual alondra se posó
en tu pecho
la calidez de sus dedos
y nos sanó a los dos
de una angustia acerba,
de un insano dolor.

Melodías resurgen
envueltas en aromas dulces
y te las envío
cual blancas palomas
hacia tu alma sedienta
de paz...
Esa paz de la cual
ya estamos bebiendo
tú y yo.

Hermano, ay hermano
se me va el espíritu
en pedazos
detrás de tu silencio,
pero te he jurado porque te amo,
que ya no beberás
mi amargo llanto.

Que habrá repique de campanas
resonando
entre el mar de distancia
que aún nos separa,
y que un día no tan lejano
me aguardarás al final del túnel
para unirnos en un abrazo
eterno,
y como dos niños
jugaremos
en los azules prados
de luz y sabiduría.

Espérame hermano
que aún hay puertas de duelo
que en la oscura vía
debo ir cerrando.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112