¿A QUÉ SE PARECE LA SOLEDAD?

Amor mío,
cobíjate en mí
y trae entre tus brazos
un ramo de lirios.

Siento angustia
en la lejanía de tus pasos,
pues mi alma
ya no encuentra alivio.

¿A que se parece la soledad?
A no sentirte
a mi entraña unido.

Te llamo en mi silencio
y abrazándome
me aferras a tu sombra,
ya sólo quiero estar contigo.

Lo espiritual que nos une
es alimento
a nuestras almas,
y nos hace sentir vivos.

¡Cuánto dolor sin embargo
en nuestro encuentro!
¡Cuánto llanto
transformado en gemidos!

¿Qué será de nuestro amor,
de nuestros roces eternos
en los que estamos cautivos?

Beberemos siempre
de la fuente
de esta mutua relación
en la que ambos sufrimos.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

DULCE PROTECTOR

Allá te veré
entre azules flores
que el tiempo derramó.

Allá
donde no existen
más lágrimas,
donde nuestro amor casto
será probado en un crisol.

Porque nada hay más puro
que lo espiritual,
lo que nace de un capullo;
pacto de almas que jamás se quebró.

No volveré a sentir
este hondo vacío,
porque ya no habrá separación.

Amado,
abre tu pecho
para en él cobijar mi sien,
mira que ya va oscureciendo
y se acrecienta mi dolor.

Allá te veré
cuando acaben mis días
porque en la eternidad
tú serás mi bebida
y mi porción.
¡Oh mi dulce protector!

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112