¿QUIÉN INICIÓ ESTA TERNURA?

Te he escogido a ti
para hundirnos juntos
en la eternidad.

Arrastrando mi orfandad
me escondí
tras de tu espalda
para continuar el viaje.

A tu sombra
me hallo protegida,
bajo tu brazo amante.

Nos esperan duros recodos
en el camino espiritual.
Y una extraña oscuridad
que a veces se posa
entre los dos.

Realmente,
no sé quién inició esta ternura,
¿Fuiste tú aquella madrugada
entre osadías?
¿O fui yo con mi remordimiento
diluido en lágrimas?

Lo cierto es
que un amor inmenso nació
aquella noche de setiembre,
se fue sembrando a pocos
cual semilla inocente
en tierra fértil.
Y echó raíces
hasta abrazarnos el corazón.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado 
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

NADIE COMO TÚ

¿Dónde estás mi pequeño niño
que arrullarte quisiera
y hacerte dormir
en mi regazo silencioso.?

Deslizar mis besos
sobre tu frente de alabastro
mientras los ángeles
entonan un triste canto,
bajo el árbol de cerezos.

¿Dónde estás amado hermano?
Joya arrancada al viento,
consolación que viaja desde tu voz
hasta mis brazos.
Eres tú mi medicina
cuando el llanto se hace amargo.

Nadie como tú
para acariciar mis miedos,
para prepararme refugio
entre los pliegues de tu cuello.

Y de pronto la sanidad
en mi alma descansa,
porque tú y yo somos uno, mi niño,
de aquí hasta la esperanza
de nuestro albo encuentro
en la eternidad.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado Camilo Sesto

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112