PEDACITO DE CIELO

¡Qué dulce beso intenso!
secó mi llanto,
me adormeció la tristeza;
humedeció mi alma
con el ungüento balsámico
de tus caricias.

¡Beso supremo!
comunión de dos que se aman,
tú y yo...
Pedacito de cielo,
hasta el fin de la era;
sin secretos
que nos hieran,
así, en la desnudez
de nuestro encuentro.

Un beso hondo
puede dar vida
cuando ya la muerte
se aferra.

Un beso de luz
puede descoyuntar
a la atrevida oscuridad.
Hoy nuestro beso
en llamas
ardió de ternura y deseo.
Hoy
te hice mi dueño.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

MI CARO AMIGO…(Romance)

Vida hay después de la muerte;
tus manos me lo dijeron
en aquella madrugada
mientras rozabas mi cuello
y plasmabas en mi rostro
tus caricias y tu beso.
Desde lejano horizonte
he recibido el consuelo
y desperté en plenitud
y de tu placer bebiendo.
Hay un amor grande y álmico
que se extiende en el secreto
hasta mi alma en soledad.
No hay barrera en este encuentro;
tú sentiste mi oración
y te acercaste certero
tan benigno y suavemente
para acariciarme en sueños;
y me agradeció tu ser
por mi clamor y mi ruego.
Desde entonces sé que hay vida;
que el espíritu es eterno,
mi caro amigo y hermano
que has descorrido ese velo
que injusto nos separaba.
Hoy por tanto te agradezco.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Por la ruta de la poesía clásica"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112