¿QUIÉN INICIÓ ESTA TERNURA?

Te he escogido a ti
para hundirnos juntos
en la eternidad.

Arrastrando mi orfandad
me escondí
tras de tu espalda
para continuar el viaje.

A tu sombra
me hallo protegida,
bajo tu brazo amante.

Nos esperan duros recodos
en el camino espiritual.
Y una extraña oscuridad
que a veces se posa
entre los dos.

Realmente,
no sé quién inició esta ternura,
¿Fuiste tú aquella madrugada
entre osadías?
¿O fui yo con mi remordimiento
diluido en lágrimas?

Lo cierto es
que un amor inmenso nació
aquella noche de setiembre,
se fue sembrando a pocos
cual semilla inocente
en tierra fértil.
Y echó raíces
hasta abrazarnos el corazón.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado 
Camilo Sesto

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

DE LA CABEZA A LOS PIES

Tu pelo,
ondas suaves
que se mecen graciosas
sobre tu cuello.

Tus ojos,
todo el azul grisáceo
de un apacible océano.

Tu boca,
que travieso muerdes,
sensual y carnosa,
guarda una risa breve
muy queda,
que a mi oído deleita.

Tu voz,
tan viril y profunda
que seduce mi solitaria vida.

Tus brazos,
tan prestos a envolverme
en dulces osadías.

Tus manos,
caricias infinitas,
que una madrugada
me tendieron lazos.

Tu porte elevado,
y tus pies
que me llevan a seguir
tu sombra y tu halo.

Todo tú...
vives atado a mí.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112