TU NÍVEA BARBA

Pienso en ti
y el dolor me sobrepasa.
Veo tu pañuelo de seda
atado a tu cuello, hermano.
Y me sacude un intenso fuego.

Tu barba recién crecida
ya luce blanca
con el brillo de los años.

Hermano,
tristeza honda
habita en las miradas
y el azul desvaído
de tus ojos
escudriña largamente
mi cansada alma.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado 
Camilo Sesto

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112